Ahorre al consumir alimentos de temporada!

Conozca las frutas y verduras que están en su época. Tenga en cuenta en su lista de supermercados y consiga, así, ahorrar en sus compras

Ahorrar al consumir alimentos de temporada: Aprenda qué frutas y verduras son de temporada, mes a mes

Una de las reglas para conseguir ahorrar en las compras de supermercado, más precisamente en las frutas y verduras es consumir productos de temporada. Además de tener la posibilidad de optar por productos nacionales, que no estuvieron sujetos a grandes viajes y formas de conservación, por estar en su período, naturalmente serán más sabrosas y nutritivas.

La gran duda es saber: ¿cuál es el mes de las cerezas? ¿Y del melocotón? ¿Y de las remolachas? Para que no tenga dudas, le dejamos una guía por cada mes del año.

Enero

Fruta: Manzana, pera, granada, limón, clementina, mandarina, naranja, pomelo, membrillo.

Verduras: Beterraba, coliflor, coles de todos los colores, zanahoria, raíz de apio, achicoria, acelga, espinaca, setas, patata, cebolla, chalota, nabo, ajo francés.

Febrero

Fruta: Manzana, pera, limón, clementina, mandarina, naranja, pomelo, membrillo.

Verduras: Beterraba, coliflor, coles de todos los colores, zanahoria, raíz de apio, achicoria, acelga, espinaca, setas, patata, cebolla, chalota, nabo, ajo francés, berro.

Marzo

Fruta: Manzana, pera, fresa, limón, clementina, mandarina, naranja.

Verduras: Beterraba, coles de todos los colores, zanahoria, achicoria, acelga, espinaca, hongo, patata, cebolla, cebolla, chalota, nabo, berro, grelo, brócoli, pepino, ajo.

Abril

Fruta: Manzana, cerezas, ciruela, fresas, limón, naranja, nísper.

Verduras: Coles de todos los colores, zanahoria, achicoria, acelga, espinaca, setas, patatas, cebolla, cebolla, chalota, berro, grelo, brócoli, pepino, ajo francés, rábano.

Mayo

Fruta: Manzana, albaricoque, cereza, ciruela, fresa, limón, melocotón, naranja, nísper.

Verduras: Esparto, rúcula, espinaca, hongo, patata, cebolla, berro, grelo, brócoli, pepino, rábano.

Junio

Fruta: Manzana, albaricoque, cereza, ciruela, higo, fresa, limón, melocotón, naranja, nísper, sandía.

Verduras: Esparto, guisante, zanahorias nuevas, apio, calabacín, pepino, lechuga, papa nueva, rábano, rúcula, espinaca, cebolla, nabo.

Julio

Fruta: Albaricoque, cereza, ciruela, higo, fresa, frambuesa, limón, melocotón, naranja, sandía, melón.

Verduras: Alcachofa, frijol verde, fosa, remolacha, brócoli, zanahoria, apio, calabaza, pepino, ajo francés, lechuga, champiñón, cebolla, guisante, patata nueva, rábano, chalota, espinaca, cebolla, tomate.
Agosto

Fruta: Albaricoque, cereza, ciruela, higo, fresa, frambuesa, morera, arándano, grosella, limón, melocotón, naranja, sandía, melón.

Verduras: Alcachofa, frijol verde, fosa, remolacha, brócoli, zanahoria, apio, calabaza, pepino, ajo francés, lechuga, champiñón, cebolla, guisante, patata nueva, rábano, chalota, espinaca, cebolla, tomate.

Septiembre

Fruta: Albaricoque, almeja, higo, albaricoque, romana, frambuesa, amora, arándano, grosella, limón, melocotón, naranja, sandía, melón, clementina, manzana, membrillo, uva.

Verduras: Alcachofa, Frijol Verde, Judías, Remolachas, Brócoli, Zanahoria, Apio, Achicoria, Calabacín, Pepino, Ajo, Lechuga, Champiñones, Cebolla, Arvejas, patata, Calabaza, Rábano, Arugula, Chalota, Espinaca, Cebolla, Tomates, maíz, berro.

Octubre

Fruta: Damasco, granada, frambuesa, limón, melocotón, naranja, clementina, pomelo, manzana, membrillo, uva.

Verduras: Frijol Verde, habas, Judías, Remolachas, Brócoli, Zanahoria, Apio, Achicoria, Calabacín, Pepino, Ajo, Lechuga, Champiñones, Cebolla, Arvejas, patata, Calabaza, Rábano, Arugula, Chalota, Espinaca, Cebolla, maíz, berro.

Noviembre

Fruta: Damasco, granada, limón, melocotón, naranja, clementina, pomelo, manzana, membrillo, uva.

Verduras: Frijol Verde, habas, Judías, Remolachas, Brócoli, Zanahoria, Apio, Achicoria, Calabacín, Pepino, Ajo, Lechuga, Champiñones, Cebolla, Arvejas, patata, Calabaza, Rábano, Arugula, Chalota, Espinaca, Cebolla, maíz, berro.

Diciembre

Fruta: Damasco, granada, limón, melocotón, naranja, clementina, pomelo, manzana, membrillo, uva.

Legumbres: Alcachofra, remolacha, brócoli, coliflor, coles de varios tipos, raíz de apio, achicoria, ajo francés, champiñón, cebolla, patata, calabaza, chalota, espinaca, nabo, berro.

Ahora que ya sabe cuáles son los alimentos que están en su época, no se olvide de considerarlos en su próxima lista de compras. Con las opciones correctas podrá conseguir no sólo ahorrar en la cuenta del supermercado, si no también diversificar su alimentación.

4 Consejos para comer sano sin gastar mucho dinero

Abajo encontraréis algunos consejos para quien quiere ahorrar algún dinero en las tiendas de alimentación.

¿Cuáles son tus trucos para ahorrar? Deja tus consejos abajo, en los comentarios.

1. Controla tu presupuesto

Para reducir costos primero necesitamos saber con certeza cuánto gastamos al mes en tiendas de alimentación. A partir de ahí podemos determinar si lo que gastamos es demasiado y cuanto exactamente es lo que queremos gastar de máximo al mes (nuestro presupuesto).

Si no sabes exactamente cuánto gastas por mes en alimentación, es hora de empezar a apuntar tus gastos, por lo menos durante un mes entero. Para ello puedes usar:

un bloc de notas,
una aplicación en el teléfono móvil (esta es la que yo uso),
o simplemente guarda todos los recibos de compras y suma todo al final

Ahora tienes que decidir si estás o no a gastar demasiado y cuánto te gustaría gastar. Tienes que definir un presupuesto.

En el mes siguiente vuelve a controlar tus gastos, pero esta vez va sumando las parcelas a medida que vas comprando.

Es importante saber cada día del mes cuánto dinero todavía sobra en tu presupuesto.

Nunca vas a poder cumplir un presupuesto si no sabes exactamente lo que has gastado.

En el final del mes si aún tienes dinero de sobra en el presupuesto puedes usarlo para comprar algo especial. Esto ayuda a mantener la motivación para cumplir el presupuesto.
2. Gasta los restos del fondo del armario antes de comprar nuevos artículos

Haz un inventario de tu cocina. Vacia los armarios de la despensa, nevera y congelador. Coloca de parte todos aquellos productos que estaban olvidados en el fondo del armario o que ya no usas hace mucho tiempo, que están ocupando espacio y de que te quieres ver libre.

Haz una lista de estos productos e intenta incluirlos en tu menú. Si no sabes exactamente qué hacer con un producto, haz una búsqueda en Internet: te sorprenderán las opciones que encuentras.

Siempre es tentador experimentar un producto nuevo, un artículo especial, algo diferente para variar la alimentación. El problema es que a menudo estos productos se utilizan una vez y se olvidan en el armario. Siempre que vayas a comprar algo así piensa si, de hecho, ese producto es algo que vas a usar con frecuencia, al menos una vez por semana. Considera siempre la relación precio / cantidad de uso.

No compres varias versiones del mismo alimento. En el supermercado hay mil y una variaciones de masa, arroz, frijoles, salsas, etc. Elige una o dos versiones de cada uno y no compres otros diferentes antes de acabar los que tienes en casa.

3. Planificación

No gastar demasiado también pasa por comprar sólo lo que necesitamos.

Prepara un menú semanal o mensual. Comienza siempre la creación del menú con la idea de gastar los productos que ya tienes en casa.

A partir de ese menú crea una lista de compras.

Nunca vayas de compras sin una lista.

En el supermercado compra sólo lo que tienes en la lista. (Excepción: una buena promoción en un producto que se utiliza con frecuencia).
4. Aprovechar las promociones y la época de los alimentos

Lee los folletos de los supermercados en casa y con calma, apunta los artículos que te interesan. Los folletos están disponibles en línea, y hay blogs que se centran en publicar todas las promociones disponibles. Yo, por ejemplo, tengo aplicaciones en el móvil para seguir estas ofertas.

Compara los precios de los artículos en promociones entre diferentes supermercados (se puede hacer fácilmente en los sitios). Compara el precio con otros productos similares de marca blanca. Compara siempre el precio por unidad o por peso para determinar si una promoción vale la pena

También es importante no dejarnos llevar por una promoción. A veces un artículo es tan barato que no resistimos a comprarlo. Yo intento preguntarme siempre “¿Compraría este producto si no estuviera de oferta?”, Si la respuesta es “no” prefiero gastar mi dinero en algo que me haga realmente falta.

Aprovecha los vegetales y frutas de temporada que son, normalmente, más baratos. Aquí encontrareis una Lista de alimentos de temporada.

Espero que os ayude y dejadme vuestros comentarios.

La manzana – fuente de salud

Esta fruta es rica en potasio, fibras, vitaminas C y del complejo B

La manzana es un fruto muy consumido en todo el mundo. Es originaria de Asia, siendo cultivada hace miles de años en Europa y Asia y traída a América por los colonizadores europeos.

La manzana se puede encontrar prácticamente todo el año. Pero los mejores meses son: febrero a mayo y agosto para la manzana nacional, septiembre a diciembre para Fuji, febrero a mayo para la gala y noviembre y diciembre para la importada. Es una fruta que se conserva por bastante tiempo manteniendo su valor nutritivo.

Una unidad posee en promedio 75 kcal, presenta bajos niveles de grasa y de proteína, pero es rica en fibras. A pesar de poseer casi 20 g de carbohidrato, es una fruta de bajo índice glucémico. Tiene buenas cantidades de vitamina C y de potasio. También cuenta con vitaminas del complejo B y magnesio.
Uno de los principales minerales de la manzana es el potasio, indispensable en la generación de energía para las células, importante en la contracción muscular y en la transmisión de estímulos nerviosos, siendo indispensable para la salud cardiovascular.

La presencia de fibras, especialmente la pectina del tipo soluble, produce una masa gelatinosa que absorbe los ácidos biliares en el intestino, eliminándolos junto con las heces. Así, para formar más ácidos biliares el organismo moviliza colesterol sanguíneo. De este modo, el consumo de manzana puede estar asociado con la regulación de los niveles de grasa y colesterol en la sangre.

Además, el bajo índice glucémico asociado a la presencia de fibras hace la manzana una buena elección para las dietas de reducción de peso, por su poder de saciedad.

Sus beneficios para la salud también están muy relacionados con la presencia de un flavonoide llamado quercetina, muy presente en la corteza de la manzana, que posee propiedades farmacológicas, tales como acción anti-inflamatoria, antioxidante e incluso anticarcinogénica.

Su acción anti-inflamatoria puede ser relacionada con el impedimento de la acción de la histamina durante las reacciones alérgicas e inhibiendo la formación de leucotrienos. El mecanismo de acción de la quercetina como agente anti proliferativo de células tumorales es a través de su capacidad anti-mutagénica y de su poder antioxidante.

La asociación entre fibras solubles y antioxidantes es responsable de la disminución del riesgo de enfermedades cardiovasculares. Las fibras solubles disminuyen la tasa de absorción de grasa intestinal y aumentan la eliminación de colesterol por las heces. Y los antioxidantes previenen la oxidación y deposición del colesterol en los vasos y tiene efecto anti-inflamatorio.

Para tener los beneficios citados, la mejor forma de consumir la manzana es in natura y con la cáscara. Cuando se consume en forma de jugo, por ejemplo, el contenido de fibras y de nutrientes es reducido.

No hay una recomendación diaria de consumo de manzanas. Los estudios con respecto a la prevención del cáncer, muestran que el consumo de una unidad al día puede tener efectos protectores. Pero el ideal en la dieta es la variedad y el consumo de 2 a 3 porciones de frutas frescas por día.

* Texto elaborado con la colaboración de nutricionistas.